Hermetismo onírico

El bien y el mal se nos muestra como una dualidad mental creada en base a criterios sociales, culturales y familiares que nos han sido inculcados desde la infancia, y que a veces nos dificultan la toma de decisiones sanas para nosotros, incluso para nuestro entorno. Es importante destacar que La Justicia no siempre lleva razón ni El Diablo siempre está equivocado. El Diablo nos invita a liberarnos de la culpa cuando tenemos que tomar decisiones que a veces no son bien aceptadas por nuestros seres queridos o entorno más cercano. El Diablo también esconde una potente carga creativa sexual reprimida que necesita ser liberada y que concuerda con La Torre.

El Ermitaño ocupa el lugar del aliado, un arquetipo que nos habla de nuestra capacidad para conectar con nuestra verdad, con nuestra esencia más íntima, y que nos ayuda en el proceso inevitable de cambio. Esta tirada es una dedicatoria planteada bajo la estructura del Héroe. Estado actual El Mundo. Objetivo La Torre Dios. Obstáculo El Diablo y La Justicia. Aliado El Ermitaño (Arturo Fuente)