Dios es del Real Madrid

El prodigio de la belleza, la existencia de la fuerza más allá de la propia fuerza. Lo inexplicable como estandarte de quienes se resisten a la lógica de lo inexorable. Dicen que el alma humana pesa veintiún gramos, el Real Madrid ha vuelto a demostrar, una vez más, que le bastan los veintiún gramos de su alma para, contra todo pronóstico, conquistar la gloria. El Madrid es un equipo que tiene un corazón que late infinitamente más fuerte que el de todos sus rivales, y así lo ha demostrado en este curso (Arturo Fuente) ®

Jóvenes Rebeldes

El sonido del mar era mi canción favorita para esperarte. Llegabas ajena al tumulto de aquellos jóvenes rebeldes que, como yo, se atrevían a renunciar al futuro. Vivíamos sin miedo, como inmortales capaces de ganar al tiempo en una carrera. Recuerdo aquellas tardes cálidas de verano, en las que aparecías alegre por la playa con tu amiga. Yo me quedaba embelesado mirándote, estigmatizado por la huella imborrable que dejaba tu sonrisa, e inmerso en un remolino de sueños y deseos. Me encantaba observar la danza de tus pasos y el movimiento de tu pelo. Deseaba alcanzarte, pero eras inalcanzable. Aquellos veranos, sin ti, nunca habrían sido iguales (Arturo Fuente) ®